jueves, 3 de noviembre de 2011

objeto de deseo


Cuando el objeto de tu deseo está tan cerca de tus manos,
de tu mirada, de tu piel y de tus labios,
pero se te escapa y no puedes gozarlo,
¿qué nos queda por hacer?.