viernes, 16 de mayo de 2008

Perdida sin rumbo II



- Central, estaré con un servicio especial durante un buen rato. Salgo de la ciudad.
- ¿Destino?.
- Sin rumbo fijado.
- ¿Cómo?, que dice, ¿sin rumbo?
- Central, sí. Sin rumbo. La cliente cree que no sabe a donde va.
- ¿Está seguro que quiere hacer ese servicio?.
- Ya lo estoy haciendo...


Dejó de escucharse el murmullo de la Central. Ya no se oían las voces de la radio, ni música.

Sólo se podía escuchar el latido de mi corazón, sonaba en mi garganta.
Los sollozos de mi llanto. Mi propio pensamiento...mi estupidez.


Y la mirada perdida , fija en la ventanilla. Llovía.
¿Cómo supo que necesitaba ver el mar?.

18 comentarios:

AsiSoyYo dijo...

realmente dices tanto, con tan poco... me encanta como escribes. seguiré visitandote. un saludo

Isabel Martín dijo...

porque la mar siempre lo cura todo.

Alatriste dijo...

Me ha encantado la fotografía y cómo enlazas el mar en la historia, como la medicina adecuada para alguien sin rumbo, para alguien perdido.

A mí el mar me calma mucho, el vaivén de las olas, su manera melancólica de morir en la orilla, el murmullo del viento, la cálida arena. La verdad es que evocaste recuerdos muy queridos para mí.

En días que no demasiado agradables, siempre encuentro un singular refugio en tu Monte y en tus palabras.

Un beso muy fuerte y a encontrar el rumbo. ¡Ciao!

Noray dijo...

El mar,
el horizonte,
las olas,
la vida,
la muerte,
el amor,
la ausencia,
la mar...
desde mi noray.

[ FeöR ] El Api dijo...

te cuento que se puso la carne de gallina.. y con o sin tu permiso me monte en el taxi..

a ver el mar.. a ver el cielo.. la tierra.. a ver y no ver .. a pensar y no pensar..

Nota: mandame el numero de telefono del taxi.!!

mia dijo...

Para el viajero físico

todos los caminos

llevan a Roma

Para el espiritual

todos los caminos

van a dar al mar...

Si Rafael Alberti estuviera

qué bien lo podría explicar!

♥♥♥besos♥♥♥

Fernando Sarría dijo...

a veces el mar es el consuelo...o ese viaje donde las palabras no significan nada..besos.

MOIRA dijo...

Que bonita escapada!!!

Yo necesito ver el mar..

Pero soy cobarde..y entonces solo me queda el recurso de cerrar los ojos y desearlo con fuerza..entonces..solo entonces..puedo escuchar el murmullo de las olas y oler la sal..

Besos

brujaroja dijo...

Qué estupendo, Sasian...
Estoy leyendo una novela con un protagonista taxista, también... y me he acordado al leer tu relato.
La verdad es que me ha gustado un montón...
Feliz tarde de domingo

ybris dijo...

El mar no significa nunca rumbo exacto.
Tiene distancia, lejanía y refugio.
Lo echo mucho de menos. Tanto que a menudo cierro los ojos para recordarlo.
A veces los pensamientos tristes que nos provocan llanto no tienen más solaz que una orilla con olas.

Muy bonito, amiga.

Un beso

Belisker dijo...

¿Qué tendrá esa inmensa masa de agua que a todos, con alguna rarísima excepción, nos calma, nos ofrece refugio y serenidad?
Te seguiré, seguiré ese taxi a ver dónde nos lleva porque ya me has enganchado.
Un beso,

MAGDALENA dijo...

Celebro que te pierdas tan seguido, es el único modo de encontrarse y el único sentido de encontrarse, es volver a perderse.

Un abrazo

M

Caminodelsur dijo...

Que buen relato, con todos los condimentos para mantener la atención y la espectación, y el mar, siempre el mar lugar de anuncios, de encuentros, de despedidas.


abrazos

Amparo dijo...

Seguro que ese taxista sintió alguna vez la necesidad de ver el mar, es por eso que tu mirada perdida le dijo donde querías ir.

Besos guapa, ver o hablar con amigas también ayuda.

Uroboros dijo...

Amiga mia...de nuevo tenemos que ponernos a gritar: una nueva victima, en Sabadell...Y la mayoria siguen de brazos cruzados

UMA dijo...

Los caminos sin rumbo fijo nos llevan por lo general a puertos ansiados.
Espero que asì sea, sin tus làgrimas como mar, sino la mirada clara del oleaje.
Un beso Sasian.

La Sonrisa dijo...

porque el mar es el único que nos consuela a veces, el único lugar donde huir y respirar

Saludos

SoL LuNaR dijo...

porque su tio era Raphel?