domingo, 27 de julio de 2008

Al final, el principio

Bola de Cuerdas. Piter Sora.

A veces, cuando el otro intenta imaginar cual es nuestro deseo, casi siempre, por no decir siempre, acaba frustrado, pues lo imagina desde su propia pulsión fantasmatica, y pone en juego su propio deseo, lo que hace que jamás acierte. A veces, queriendo hacernos pasar por una situación angustiante, acaba angustiado él, y nosotros, sin ser ese nuestro deseo, acabamos dominando la situación. Y por qué no decirlo...gozando como enanos. A veces, por eso, es mejor decir claro lo que queremos o actuar tajantemente para que no nos maree demasiado con su propio mareo.

Y acabamos siendo verdugos cuando comenzamos la partida como victimas. Y nuestro malestar acaba convirtiéndose en placer. Y sin querer, consiguen que descarguemos nuestro malestar hacia ellos y así, dejar en paz a los que nos quieren.

Empezando a encontrar el rumbo...

14 comentarios:

Isabel Martín dijo...

No creo en la brujería, siempre intento encontrar la explicación lógica a todo (por eso tampoco creo en dioses ni diosas).
Pero una de las principales reglas de la brujería es que se debe tener cuidado con hacer el mal... porque este se puede volver en contra de uno mismo.

Creo que acabas de dar una explicación sensata a este principio.

Me alegro de que estés bien y de que comiences a encontrar el rumbo.
un beso.

brujaroja dijo...

Hablar claro para que todo se sepa. Para que no se llamen a engaño. Para que en esa tarea de adivinar, no se equivoquen y nos dejen amarradas a sus errores.
Y al revés.
Salvo que sea, que puede serlo, también un instrumento para la estrategia...
(Mi bloglines se ha puesto tonto y no me informó de algunas actualizaciones tuyas, que me he perdido. Así que me las he leído ahora...)

Noray dijo...

... y es que muchas veces el final
es el pincipio para encontrar el rumbo.

Un abrazo y sobre todo ¡buen rumbo!

La Sonrisa dijo...

"Dejar en paz a los que nos quieren" nunca me pareció buena opción, sobre todo cuando se forma parte de los que quieren... duele.

Codorníu dijo...

Uff... me has pillado con un daikirí sobre el hombro como John Silver. La luz de la bahía que se veía desde el Habana Libre aún permanece en mi retina. Me gusta tu nuevo rumbo. Yo también ando a vueltas con el timón.
Una casualidad ¿No?

Un beso.

PIZARR dijo...

Veo que más de una andamos persiguiebdo rumbos y enderezando timones.

Gracias por tus animso y tus palabras.

Espero recuperar de nuevo mi ritmo y volver más a menudo por tu casa

Un beso

SAFIRO dijo...

Hay ciertas situaciones adversas, que se ven difíciles de revertir y cuando se dan vuelta, uno las puede recordar con esa sonrisa de placer.

Espero que disfrutes de estos días de verano y que encuentres el rumbo.

Besos

MAGDALENA dijo...

Encender la luz sobre nuestro deseo hará que se pierda. El goce, la pasión se alimentan de lo incierto y no de los reglamentos. Podemos saber lo que queremos, más no siempre sabemos lo que deseamos porque el deseo es oscuro y como bien decís, a veces se desea el mal que no es otra cosa que el socio del bien.
Hay estrellas en el cielo y en el mar, podemos tener ambas siguiendo los respectivos rumbos... a veces estar perdido no es mas que estar en camino...

Un abrazo

M

mia dijo...

Vivir como perdidos?

De todo lo que recuerdo,

de todo lo que he perdido

a veces me salvan los recuerdos

pero muchas más el olvido!

Buen rumbo!

Muchos besos

azpeitia dijo...

Complejo tema psicológico en el que nos movemos los seres humanos, tenemos demasiadas teclas en nuestra psique y desde luego nunca acertamos...aunque nos engañen diciendonos...que si....un abrazo de azpeitia

Codorníu dijo...

Lo son. Son Claudina y Alberto. Ya ves. Algo sigue en nosotros. Vivo. Para inflar las velas. "Juana" está ahí, esperándote.

Otro beso.

Nochestrellada dijo...

Muchas veces el final es el comienzo de algo...
me alegra que hayas encontrado el camino!

Un beso

gaia56 dijo...

con la verdad por delante siempre es todo mas sencillo, no hay papeles que jugar simplemente el de cada uno vive en su vida
un beso.

Alatriste dijo...

Espero que tu rumbo sea el acertado siempre y que una buena estrella guíe tu barco.
Una reflexión interesante la que hoy nos dejas y me alegro mucho de volver a leerte, por que lo echaba de menos.
A ver si vuelve pronto la normalidad a mi vida.
Las vacaciones bien por cierto. Ya te contaré.
Besos, amiga.